14 noviembre 2005

El poder de Cristo te doblega¡
   publicado por Fry

Siempre me resulta curioso los lugares de donde viene la inspiración a la hora de escribir un post. Por si alguien no se ha enterado, este blog lo hacemos entre tres personas y cada día escribimos uno distinto. Además, hoy como todos los lunes cambia nuestra limosna, que utilizo para reivindicar el cine de terror. El buen cine de terror.

Y hablo de la inspiración que origina este tema porque en este caso sí ha sido inspiración divina, viendo la rueda de prensa de un cura español presentando la película el Exorcismo y sentenciando algo así como “El cristiano tiene que reconocer tres cosas: la existencia de Dios, del Diablo, que a veces posee a la gente, y que a los apóstoles les fue entregado un poder, y el que no reconozca esto es un hereje”. Toma ya, herejes todos, al menos yo. Me habría gustado que explicara un poco más del poder ese de los apóstoles. ¿Podían realizar exorcismos o qué quiere decir?. Su intervención se motiva en que la iglesia reconoce como reales los hechos que ahí se cuentan, y que es bueno que todos los cristianos estén precavidos. Ahora resulta que nos van a contar la película de que la película existe realmente. Igual es que la iglesia se está renovando y adaptando a los nuevos tiempos a través del cine como arma de seducción. Dios dirá. Yo de momento ya tengo bastante con las amenazas del pollo como para empezar a temer exorcismos y movidas similares.
Intento no hablar de las cosas que no conozco, pero sí mepermito el lujo de dudar anticipadamente de la calidad de esa película. La estadística me ha dado la razón tantas veces en el cine (particularmente el de terror) que ya estoy escarmentado. Sé que si la veo voy a ver una película mala. Estoy en un punto cinéfilo en el que prefiero llevarme sorpresas agradables que acumular otra decepción.

Y reivindico el género de terror porque me encanta, porque se puede permitir unas licencias difíciles de encajar en otro tipo de películas. Lo reivindico porque desde mi punto de vista murió, y hay que rescatarlo de las cenizas. Digamos que es de los géneros a los que la evolución de los efectos especiales no les sentó bien. Salvo honrosas excepciones (que las hay), las buenas películas de terror se han hecho con bajo presupuesto, distribuidas en círculos secundarios y encontradas rebuscando entre los antiguos videoclubs. No voy a decir nada en contra del maravilloso DVD, pero los antiguos videoclubs almacenaban películas antiguas y joyas que terminabas encontrando como tesoros. Ahora es difícil encontrar uno que se escape de las comedias románticas y las salas A de los multicines. Y esta característica de serie B y bajo presupuesto hacía que tuvieran efectos especiales discretos, una calidad de imagen dudosa, sin cinemascope por no haber pasado por taquilla y demás limitaciones, pero todo ello contribuida a rodearlas de un aire friki y mítico que las convirtió inmediatamente en películas de culto. A mí no me importaba que un monstruo llevara una evidente careta, o que se dieran situaciones irreales de comportamiento. Estaba ahí para que yo creyera que era un monstruo y yo me lo quería creer. Como dijo un conocidísimo director de cine de terror “lo que da más miedo es lo que no se ve”. Otros dicen lo mismo del erotismo, pero eso ya lo hablaremos en otro capítulo.

Siento tentaciones incontroladas de lanzar algunos títulos, pero me parecería injusto para tantas otras que no me quiero dejar en el tintero. Si alguien tiene interés en disfrutar de este cine que busque todo lo que se hizo antes de 1990. Desde entonces los efectos especiales han sido protagonistas del género, y no el miedo en sí mismo. No se deja de recurrir a los clichés típicos del cine, sobradamente manidos ya. Parece que han querido transformar todo el género en “Sé lo que hicisteis el último verano”, pero “Scream” fue la que la primera que rompió el molde, y ni te olvido ni te perdono.

Hace unos pocos años vivimos un momento dulce con la invasión nipona. Era realmente algo bastante nuevo para nosotros, y los japoneses tienen mucho que ofrecer en todos los aspectos. Sin embargo, pasado el optimismo inicial y guardando en la memoria algunas joyas, todo lo que llega aquí es más de lo mismo. He llegado a la conclusión de que lo que dan miedo no son las películas, sino los chinos en sí mismos. Probablemente The Ring allí se estrenó como una comedia. No hay quien los entienda.

Por favor os lo pido, zombies de careta y maquillaje barato, levantaos y poned un poco de orden en el panorama. Enterremos de una vez por todas a los ciberzombies en sus tumbas de las que nunca debieron haber salido.

Estoy de acuerdo contigo en que los 80 fueron años muy positivos para el genero de terror, tanto en la serie B que dió grandes titulos para la historia como en peliculas de presupuesto que se convirtieron en culto, algunas de ellas españolas. Pero en la actualidad, tras el parón creativo de los 90 si que hay algunas excepciones muy a tener en cuenta, cito un par ejemplos de buen cine de terror actual para que los amantes del genero los tengan en cuenta: amanecer de los muertos (de zack snyder) y alta tension, una película francesa muy interesante.

De Blogger freddd, el día lunes, 14 noviembre, 2005

¿Algun@ comparte la sensación de que a veces se confunde el "dar miedo" con el "asco"? Parece que cuanta más sangre y tripas se vean más aterrorizad@ vas a estar...
Yo me quedo con El Resplandor y una que alquilé una vez, hace mucho tiempo, creo recordar que se titulaba No te vayas a dormir

De Anonymous Abu, el día martes, 15 noviembre, 2005

Tengo un trauma infantil con esa pelicula "No te vayas a dormir". Es una de esas películas que los abuelos te prohiben ver, pero a la que se quedan dormidos en el sofá, rápidamente las pones...
Ese día tuve mi primera pesadilla.
Hay que decir que era un domingo, y era por la tarde... algunas películas deberían dejarlas para horarios menos infantiles.
Ahora creo que he superado el trauma. Cuando la consiga y la vuelva a ver os lo digo.

De Anonymous Olga, el día lunes, 07 agosto, 2006

3 Comentarios:

  • Estoy de acuerdo contigo en que los 80 fueron años muy positivos para el genero de terror, tanto en la serie B que dió grandes titulos para la historia como en peliculas de presupuesto que se convirtieron en culto, algunas de ellas españolas. Pero en la actualidad, tras el parón creativo de los 90 si que hay algunas excepciones muy a tener en cuenta, cito un par ejemplos de buen cine de terror actual para que los amantes del genero los tengan en cuenta: amanecer de los muertos (de zack snyder) y alta tension, una película francesa muy interesante.

    De Blogger freddd, el día lunes, 14 noviembre, 2005  

  • ¿Algun@ comparte la sensación de que a veces se confunde el "dar miedo" con el "asco"? Parece que cuanta más sangre y tripas se vean más aterrorizad@ vas a estar...
    Yo me quedo con El Resplandor y una que alquilé una vez, hace mucho tiempo, creo recordar que se titulaba No te vayas a dormir

    De Anonymous Abu, el día martes, 15 noviembre, 2005  

  • Tengo un trauma infantil con esa pelicula "No te vayas a dormir". Es una de esas películas que los abuelos te prohiben ver, pero a la que se quedan dormidos en el sofá, rápidamente las pones...
    Ese día tuve mi primera pesadilla.
    Hay que decir que era un domingo, y era por la tarde... algunas películas deberían dejarlas para horarios menos infantiles.
    Ahora creo que he superado el trauma. Cuando la consiga y la vuelva a ver os lo digo.

    De Anonymous Olga, el día lunes, 07 agosto, 2006  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home