20 noviembre 2005

La puñetera mariposa asesina
   publicado por Fry

“El aleteo de una mariposa hoy en Pekín puede ocasionar, el mes que viene, un huracán en California”. Así, con sus múltiples variantes de ciudades, es como el mundo se acerca al apasionante mundo del caos. Estudiado inicialmente por Lorenz en el ámbito metereológico, el “efecto mariposa” se extiende hasta los confines del universo, de la vida y de la realidad misma.

Una vez más vuelvo a utilizar este foro para desahogar mis frustraciones filosóficas y a todos vosotros como sparring de las elucubraciones de mi mente. Siempre me ha fascinado la teoría del caos en todas sus vertientes y admito que hasta que la descubrí me costaba mucho encajar todas mis teorías existenciales y me vino como anillo al dedo para terminar de redondear mi concepción del mundo.

Por si alguien no sabe de que va esto lo explicaré de la forma más sencilla posible. En un sistema matemático o físico convencional, si modificamos muy ligeramente las condiciones iniciales el resultado se modificará muy ligeramente. Podríamos llegar a hacer modificaciones tan pequeñas que prácticamente ambos resultados fueran idénticos. En un sistema caótico una variación infinitesimal de las condiciones iniciales resultaría en cambios astronómicamente distintos. Según el ejemplo de la mariposa, un aleteo extra podría hacer varias los vientos de manera distinta, que con el suficiente tiempo y acumulación de otros factores harían que se produjera el viento necesario para llegar a formar, en la otra parte del mundo, un huracán de unas determinadas características, que a su vez tendrá unas determinadas consecuencias. Que se produzca un huracán o no, con sus graves consecuencias, es un resultado astronómicamente distinto, sin embargo las condiciones iniciales de toda la atmósfera no han variado prácticamente nada. Todo por una puta mariposa.

Lo que pasa es que este ejemplo suele parecer muy distante y probablemente increíble, pero la naturaleza y nuestras propias vidas se rigen por sistemas caóticos, lo que los vuelve impredecibles. Voy a poner otro ejemplo, vamos a suponer que el tío de Hitler, (me lo estoy inventando) un buen día decidió llevar a su sobrino a visitar una base militar. Podría haberle llevado a una fabrica de leche, pero ese día decidió eso porque le caía más cerca o conocía a un amigo o lo que fuera. Al jovencito se le despertó en ese momento la fascinación militar, que no tenía hasta entonces, y que luego le llevo a desarrollar una carrera militar que cambiaría por completo el panorama mundial años más tarde. Insignificantes cambios iniciales producen exagerados cambios en el futuro.

¿Os habéis parado a pensar por qué trabajáis donde trabajáis? ¿O qué pequeña tontería hizo que fuera a estudiar donde estudiasteis? ¿O como conocisteis a vuestras novios/as? ¿Habéis pensado los pequeños detalles que han llevado a que vuestra vida entera sea como es? La vida no se puede dirigir ni predecir porque es absolutamente caótica, y depende de tantísimas variables y a su vez sus pequeños cambios son tan determinantes en el sistema que se vuelve imposible de digerir. Eso sí, la incapacidad de realizar todos esos cálculos con la precisión necesaria y la incapacidad de contemplar todas las variables no hace que sea el mundo sea indeterminado, sólo impredecible por nosotros, impredecible por ignorancia si queréis. Y a esa incapacidad le hemos llamado azar o libre albedrío, ya que no podemos calcular el modelo matemático con precisión.


Sin embargo, en el caos también reina un orden. Desde aquí os invito a que descubráis el fascinante mundo de los fractales, y como gran cantidad de modelos naturales, hojas, plantas, estructuras químicas, células y un largo etc. se forman a partir de fórmulas caóticas. Probad a poner “fractales” en Google. Eso sí, esto sólo es apto para enfermos como yo.

Probablemente, y con esto ya me aventuro demasiado, el ser humano no tiene capacidad de decisión propia. Sus decisiones son producto del vuelo de billones de mariposas que le producen huracanes mentales que uno mismo no puede percibir, pero que toman por él todas sus decisiones.

Con toda seguridad, al último huracán que asoló America, cuando le llegó el resultado del último aleteo de una mariposa china se dijo a sí mismo “Ahora decido formarme, arremolinarme y atacar”. Pobre iluso, no se ha enterado de nada.

El ejemplo de Hitler lo podías haber hecho mas ilustrativo y real si hubieses puesto como ejemplo cuando un soldado aliado lo tuvo encañonado en la primera guerra mundial y no lo mató por compasión. ;) Muy chulo tu blog.

De Anonymous Urbanity, el día domingo, 20 noviembre, 2005

1 Comentarios:

  • El ejemplo de Hitler lo podías haber hecho mas ilustrativo y real si hubieses puesto como ejemplo cuando un soldado aliado lo tuvo encañonado en la primera guerra mundial y no lo mató por compasión. ;) Muy chulo tu blog.

    De Anonymous Urbanity, el día domingo, 20 noviembre, 2005  

Publicar un comentario

<< Home