21 febrero 2006

La evolución de las especies (I): ¿Pero qué problema tenéis con ella?
   publicado por Fry

Un tema que siempre me ha atraído es la evolución de las especies. Me sorprendo cuando aún hay gente que sostiene la teoría del “Diseño inteligente”. Parece mentira que a estas alturas de vida aún se intente dar cabida a estas pseudociencias cuando la selección natural y la evolución de las especies es un hecho comprobado y cientos de veces corroborado por todos los estudios y experimentos. No voy a entrar, aunque me gustaría, a criticar si Dios tiene algún lugar en la creación, ya que en última instancia hay huecos del conocimiento sin justificación que pueden ser ocupados por las más variopintas ramas de la fe, pero no se puede tratar de elevar a la categoría de Ciencia algo que sólo se desenvuelve en el difuso terreno de la fe.

Quienes defienden el “Diseño inteligente” argumentan que la diversidad y complejidad de la vida no ha podido surgir de manera espontánea, sino que es producto de una creación racional y estudiada. Es decir, que hubo un dios (no lo dicen así, pero huele la teoría huele a religión recalcitrante por todas partes) que diseño la vida y sus estructuras. Proponen que ha sido un diseño motivado y dirigido, no producto de miles de años de coincidencias y azar.

Y yo me pregunto dónde está el punto de la evolución que no entienden exactamente. Podemos admitir que hay ciertas lagunas sin una resolución clara (todavía), como la sutil barrera que separa la materia viva de la materia inerte. Sin embargo, no hay ningún indicio que haga pensar que el clic de la vida requiera intervención de procesos esotéricos. Conocemos a la perfección la estructura orgánica y únicamente hace falta un pequeño paso para ser capaces de hacer que cobren vida. En cualquier caso, el paso necesario es puramente científico y no espiritual-religioso-paranormal.

La teoría de la evolución de la vida encaja como un reloj, y sólo es difícil de comprender debido a la cantidad de millones de años y de cientos de millones de generaciones de individuos implicadas en el proceso. Ocurre exactamente lo mismo con las distancias del universo, podemos operar con ellas, sabemos que existen, pero no es sencillo hacerse una imagen mental de las brutales distancias de las que hablamos. No hay nada en nuestra vida cotidiana que nos ayude a imaginar semejantes espacios. De la misma manera, tratar de imaginar períodos de cinco mil millones de años es totalmente impensable, pero la tierra los ha tenido y así hemos evolucionado. No me puedo hacer a la idea del tiempo que hay que esperar sentado en un banco a que pasen un millón de años, pero esas limitaciones no deben hacernos pensar que no ha habido tiempo suficiente para que ocurra todo eso. Y mucho más.

Insisto, ¿qué es lo que no encaja en la teoría de la evolución de las especies? Quizás lo único que no encaja es que no se han molestado en obtener la suficiente información.

No tengo nada en contra de J.J.Benítez (por poner un glorioso ejemplo), pero por favor, dejémoslo en el apasionante mundo de las novelas.

Estos temas siempre me ponen de mala hostia, así que decido inaugurar una nueva serie.

Pienso que ... algún día te sorprenderá tu propia mente con una sorpresa en donde dirás: "es cierto...algún poder muy fuerte existe... no todo es la ciencia"...

y te acordarás de esto que te escribo ahora... Va a llegar... no lo dudes, te sentirás un poco mal por haberlo dudado antes pero, también sabrás que no habrá problema por eso.

Que tengas suerte, que esta iluminación te llegue pronto.

De Anonymous Daniel, el día miércoles, 22 febrero, 2006

1 Comentarios:

  • Pienso que ... algún día te sorprenderá tu propia mente con una sorpresa en donde dirás: "es cierto...algún poder muy fuerte existe... no todo es la ciencia"...

    y te acordarás de esto que te escribo ahora... Va a llegar... no lo dudes, te sentirás un poco mal por haberlo dudado antes pero, también sabrás que no habrá problema por eso.

    Que tengas suerte, que esta iluminación te llegue pronto.

    De Anonymous Daniel, el día miércoles, 22 febrero, 2006  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home