06 enero 2006

Noche de Reyes
   publicado por TioP

Ayer fue un día diferente de entre los que el año nos viene ofreciendo, y pudimos ver, los que fuimos, la cabalgata. Es curioso que los reyes magos se nos presenten en la mayoría de ciudades de España, pero es que es tradición. En mi caso, intento ir a verla siempre que puedo, y es que aunque no sea espectacular, es algo que se repite cada 5 de enero, y como buen tradicionalista, quiero verla. Muchos dirán que es una tradición a romper, pues no deja de ser una chorrada sin sentido, pero es que podría empezar a enumerar chorradas de todo tipo que se mantienen y gusta que se mantengan, pero evitaré nombrar.

Sinceramente, la cabalgata de aquí, no es nada especial, si no, ir echando un vistazo a las cinco fotos que voy adjuntando. Es cierto que están hechas desde móvil, que podemos “intuir” a los tres reyes magos, a la familia Simpson (¿qué pintan aquí?) y a una mujer insinuante (¿razón? ¿para los más mayores? ¿?). Eso sí, como también viene siendo tradición, aquí no se contrata a un negro para que haga de rey Baltasar, no, es un buen hombre que cada año se pinta como el que más y sale a la palestra para alegrar a los niños. Los no tan niños, se dedican a tirarle caramelos, la razón, la dejo a vuestra elección. Pero es chocante que continúe saliendo él, mas que nada porque los niños, en algún momento, dejan de ser tontos, mas que nada porque antes aun podría entender que apenas vieran negros y no supieran distinguirlos, pero ahora, con las “jornadas abiertas de fronteras”, los inmigrantes están a la orden del día, y creo un niño sabe distinguir entre un negro y un “aldeano” pintado de carbón…

A todo esto, y venidos con el tema de la inmigración, cerca de mi situación en la cabalgata, estaba un grupo de adolescentes hispanos, aunque bueno, mejor digamos latinos, aunque latinos creo que les queda grande, pero bueno, no es cuestión de empezar con insultos. El caso es que no hace mucho se hablaba de bandas latinas originarias de Sudamérica, y ayer pude ver como a esa juventud les mola intentar serlo, pues no paraban de hacerse fotos con tan identificativos gestos. A la mayoría de la gente le provocaba rechazo, porque además, literalmente robaban los caramelos de las carrozas y de las manos de los niños que por allí intentaban pelear esos minúsculos dulces. Padres mediaban en esas disputas, incluso con comentarios tales como: “luego dicen que no hay racismo”, “mañana llamo a la SER a quejarme”, “estos de protección civil no hacen nada”…

Tras la cabalgata, los reyes tienen preferencia hacia mi casa, pues es la primera que visitan, siendo las 20:00h la hora en que dejan los regalos. Hubo de todo para todos. Luego llegó la gran esperada cena de reyes, tradición también por esta tierra, otros no pueden decir lo mismo, pues no se llega ni a salir, sino, dormir y a esperar los reyes al día siguiente. Nosotros, como no, cenamos cual bestias, nos cebaron sin compasión, y nos emborracharon, bueno, nos, igual es más correcto, nos emborrachamos. El ambiente en este día es muy bueno, quizá para algunos pudo ser mejor.

Disfrutad de lo que tengáis.

Como tradición a conservar (estoy en guerra con el señor del gorro rojo), yo también fui a la Cabalgata de mi pueblo, y también me llamó la atención la participación de extranjeros, en este caso, de un grupo de chic@s musulmanes y lo sé porque las chicas llevaban pañuelo en la cabeza... Y volvía a casa haciendo una reflexión: si se les hubiese obligado a ir, ¿habrían denunciado a quien fuera por intentar quitarles su identidad religiosa y su tradición? ¿Para quitar a los pequeños los caramelos sí se integran en las costumbres españolas y dicho sea de paso católica donde las haya? ¿por pensar todo esto soy racista?...

De Anonymous Abu, el día lunes, 09 enero, 2006

1 Comentarios:

  • Como tradición a conservar (estoy en guerra con el señor del gorro rojo), yo también fui a la Cabalgata de mi pueblo, y también me llamó la atención la participación de extranjeros, en este caso, de un grupo de chic@s musulmanes y lo sé porque las chicas llevaban pañuelo en la cabeza... Y volvía a casa haciendo una reflexión: si se les hubiese obligado a ir, ¿habrían denunciado a quien fuera por intentar quitarles su identidad religiosa y su tradición? ¿Para quitar a los pequeños los caramelos sí se integran en las costumbres españolas y dicho sea de paso católica donde las haya? ¿por pensar todo esto soy racista?...

    De Anonymous Abu, el día lunes, 09 enero, 2006  

Publicar un comentario

<< Home